Auxilia en Chaminando 2010

publicado a la‎(s)‎ 15 may. 2010 4:42 por AUXILIA Madrid
El fin de semana del 16 al 18 de abril tuvieron lugar en el colegio Amorós de Madrid las jornadas de Chaminando 2010, un encuentro para alumnos de 1º de Bachillerato de colegios marianistas procedentes de toda España. Junto con otras asociaciones la delegación de Auxilia en Madrid estuvo presente invitando a los asistentes a reflexionar sobre problemáticas sociales y el voluntariado.

La mañana del sábado se organizó un circuito con el resto de asociaciones en el que cada una tenía asignado un espacio propio para sus actividades. Auxilia contó con una clase en la que se explicaba a los chavales en qué consiste nuestra asociación, su papel y la situación del colectivo al que atiende. Después, mediante juegos y dinámicas, se les hacía experimentar en primera persona la dificultad de recorrer un sencillo circuito en silla de ruedas o de comunicarse sin poder oír al interlocutor. Finalmente, en una dinámica de la que se extrajeron reflexiones sorprendentes para todos, se exponían situaciones relacionadas con la discapacidad y el voluntariado y los asistentes debían posicionarse a favor o en contra y argumentarlo. La mañana terminó con un sencillo acto de entrega de diplomas de asistencia para todas las asociaciones participantes.

Por la tarde, el grupo juvenil de Auxilia recibió a unos cuantos de los chavales, en su mayoría procedentes de Cádiz y de Jerez. Tras las debidas presentaciones, donde los chicos manifestaron su interés por el voluntariado e incluso alguno reveló su experiencia en residencias de ancianos o personas sin hogar, se les explicó en qué consistía Auxilia y, en concreto, el grupo juvenil. Especialmente interesante fue el momento en que nuestros usuarios con discapacidad, adolescentes como los que nos visitaban, contaron en primera persona su día a día: a qué hora se levantaban para ir al instituto, qué hacían en su tiempo libre…

A continuación se organizó un “pañuelo con barreras”, el tradicional juego pero modificado para que también los participantes sin discapacidad experimentasen la movilidad reducida. Interesante también fue el juego del “teléfono loco”, en el que los participantes se pasaban un mensaje en círculo con mímica, sin poder hablar, para que todos fueran conscientes de las dificultades de comunicación con la que cuentan muchos de nuestros usuarios.

La jornada se cerró con un pequeño debate sobre las sensaciones de los participantes mientras jugaban, una manera sencilla de concluir un día que para muchos significó su primer contacto con el mundo de las personas con discapacidad.

Comments